Tratamientos Faciales

 

   Toxina Butolinica

 

Más conocida como botox, La toxina botulínica inhibe la acetilcolina de la terminación nerviosa, lo que impide que el músculo se contraiga. Es decir: lo paraliza. Al no poder moverse el músculo, no se contrae y no se forma la arruga. Para aplicar la toxina botulínica se requiere de un médico especialista en la técnica específica que cuente con un amplio conocimiento de la anatomía facial y de la dinámica muscular. La aplicación de esta toxina debe hacerse en un consultorio médico o en una clínica que cumpla con todos los estándares de calidad establecidos por los entes reguladores.

 

Beneficios...

 

 

  • Desaparece inmediatamente las líneas de expresión.
  • Da una apariencia juvenil al rostro
  • Su aplicación es muy práctica y no requiere ningún tipo de incapacidad
  • Mejora la calidad de la piel, debido a que es un hidratante
  • La aplicación no produce dolor ni hematomas